lunes, 16 de abril de 2012

Abdicación o derrota de un país.


Un país se balanceaba sobre la tela de una araña pero como veían que no se caía fueron a buscar otro ladrillo.
Un país y un ladrillo se balanceaban sobre la tela de una araña, pero como veían que no se caían fueron a buscar una ley del suelo…
Podríamos seguir horas y horas alargando la canción pero no tenemos tiempo que perder, el fin del mundo se acerca, y me podréis llamar catastrofista, pero todo indica a ello. No hemos tocado fondo en este país, cuando hace unas horas nuestro (o el que votó un tercio del electorado) ministro de exteriores ha expuesto que habrá duras consecuencias por el comportamiento de nuestro primos hermanos, Argentina, por querer ser poseedor de sus propios recursos naturales. Nuevamente nos vemos ante una bajada de pantalones y una apertura de ortos (como dirían los argentinos) digna de enmarcar, y qué pensarán esos millones de personas que luchan por llevarse algo en la boca todos los días, cuando su gobierno lucha por millonarios y recorta derechos tan sustanciales a la clase que cimenta un país.
Vivimos en una monarquía parlamentaría bien atada por todos lados, tanto que un rey puede cazar elefantes, un infante puede llevar escopeta y si yo mismo salgo a la calle a montar una manifestación totalmente pacífica puedo ser acribillado por pelotas de goma que se convierten en proyectiles mortales y solamente podemos salir a celebrar títulos de deportes con millonarios a los cuales no les importamos una discreta mierda.
Pero que más dará todo, el Rey nunca abdicará por dar una pésima imagen, nuestro presidente del gobierno no se dará cuenta del dolor cuando empiece a dolerle, y ya  por entonces estaremos todos en la miseria.

Todos hemos tenido, y debemos tener el sueño de salir a la calle y ser escuchados, ¿acaso cuando trabajas y lo haces mal, el que te paga te despide?, ¿acaso no tenemos el poder de echar a los políticos los cuales hemos elegido y nos han traicionado tan clamorosamente? Deberíamos poder salir a la calle y votar en un referéndum popular que nuestra clase política ha caducado como un cartón de leche en la nevera enfriándose. Si los que tienen el poder tienen la fuerza, nosotros deberíamos tener la palabra, los ideales, y eso no muere, son símbolos. Las personas viven generaciones pero por lo que luchan perduran en lo eterno. Me permito ponerme soñador porque es una época que permite soñar.
Si tú, la persona que está leyendo esto y estas en un autobús, metro o lo estas leyendo en casa apunto de acostar extremadamente pronto porque mañana has de partir de nuevo a tu esclavitud, donde no puedes quejarte y trabajar honradamente para poder comer lo justo, sin lujos, te das cuenta de que algo tiene que cambiar, pronto se acerca el mes de mayo

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por el artículo, sólo unidos venceremos:
    http://www.youtube.com/watch?v=yfEsOGIO_CA

    ResponderEliminar
  3. El mes de mayo y los siguientes.
    El camino es largo y necesitamos soñadores y soñadoras con sentido común y palabras claritas como las vuestras.

    (Me alegra el blog, se nota, eh?)

    ResponderEliminar